Una estadounidense de 33 años es furor en las redes sociales por el enorme tamaño de su trasero. Cuenta que se trata de algo genético y nada puede